Jet Lag

Jet Lag

Viajar es una actividad que te permite llenarte de experiencias positivas pero si tuviéramos que buscar una desventaja sería el jet lag.

Claro que también hay riesgos de viajar pero, de una forma u otra, son más fáciles de lidiar cuando los conocemos.

Por otro lado, el jet lag nos afecta a cada persona de diferente forma e intensidad.

Si sufres de jet lag durante un viaje puede que pierdes varios días de tus preciadas vacaciones pero no te preocupes que más adelante te explico qué hacer para que el jet lag no te afecte y viajes tranquilamente.

¿Qué es el jet lag?

Jet lag es un anglicismo con el que se conoce al trastorno temporal de sueño que se sufre cuando se viaja por diferentes zonas horarias tras un viaje de avión.

Si has hecho un viaje de América a Europa o Asia, y viceversa ten por seguro que lo has experimentado.

Únicamente sentimos este fenómeno cuando viajamos en avión porque nuestro reloj biológico no puede acostumbrarsea los cambios de horarios que suceden rápidamente.

La situación es distinta en un viaje en carretera o un viaje en barco porque nos movemos tan lento que le damos tiempo a nuestro cuerpo de adecuarse al cambio horario.

Para entender este fenómeno con más precisión tomemos como ejemplo que vives en España y realizarás un viaje a Japón.

Si arribas a tu destino a las 07:00 p.m. (hora de en España), serán las 02:00 a.m. del día siguiente en Japón. Tú no podrás dormir porque estás acostumbrado a hacerlo más tarde.

Síntomas del jet lag

Tal como mencionaba anteriormente, no todas las personas reaccionan igual ante el cambio rápido de franjas horarias.

Puede ser porque utilizas algunos de los métodos que indico más adelante o es mera suerte, en cualquier caso, hay que saber reconocer si tengo jet lag o no.

Para ello debemos prestar atención a los síntomas de jet lag para saber cómo prevenir o mitigar sus efectos.

  • Alteración del sueño: Es el síntoma más común del jet lag y consiste en no poder dormir durante la noche o conciliar el sueño con dificultad.
  • Fatiga: De forma similar podemos sentir la sensación de sueño durante el día, bostezos o malestar general en todo el cuerpo. Bastante parecido a una gripe.
  • Disminución de la concentración: Además de tu rendimiento físico, tu rendimiento mental se ve disminuido.
  • Problemas estomacales: Tu estómago está acostumbrado a trabajar en ciertos horarios, cuando lo alimentas en otros momentos puede que sufras dolores estomacales, pérdida de apetito, mareos, diarrea o estreñimiento.
  • Cambios de humor: Si sumas los síntomas anteriores tendrás como resultado un mal humor. No querrás hablar ni que nadie te hable.

Ten en cuenta que la intensidad de los síntomas que identifican que tenemos jet lag varía de persona a persona.

Esto también puede variar dependiendo qué tan grande sea el cambio del huso horario.

Por ejemplo, nuestro cuerpo no reacciona de la misma forma cuando la diferencia es de 14 horas (caso Perú – Japón) o de solo 1 hora.

En el segundo caso ni te debes preocupar del efecto del jet lag, será como si te encontraras realizando horario de verano.

Sin embargo, si experimentas algunos de estos síntomas más comunes puedes estar padeciendo de jet lag y debes de tomarte las cosas con calma cuando aterrices.

¿Cómo evitar el jet lag?

No existe una fórmula mágica que haga desaparecer mágicamente el jet lag pero sí podemos tomar medidas antes y durante nuestro viaje para no sufrir jet lag o al menos mitigarlo.

Las personas que viajan con más frecuencias, en lugar de desarrollar “anticuerpos” contra el jet lag, son más propensas a sufrir de jet lag porque su cerebro no puede acostumbrarse a la hora actual y confunde las señales del entorno.

Por ejemplo, una tenue luz en el horizonte puede ser entendido por tu cerebro como el amanecer cuando en verdad se trata del anochecer.

A continuación encontrarás trucos para prevenir el jet lag que deberías seguir.

Sigue el horario del avión

Cuando nos encontramos en un viaje largo, como un vuelo intercontinental una de las cosas que pasa por nuestra mente es la hora a la que nos sirven la comida pero dejamos de lado otro aspecto importante.

A lo que me refiero es que durante un vuelo largo se sirven las comidas y apagan las luces a determinadas horas, esto no es algo arbitrario sino que tiene una razón de ser.

No apagan las luces para que puedas ver mejor una película, al contrario, lo hacen para que puedas dormir más cómodamente.

Es común que un viajero sin experiencia se ponga a ver un programa o conversar con la persona a su costado.

Ahora ya sabes que debes aprovechar esos momentos para darte una siesta.

Aunque sea tu pareja quien te está conversando, ignórala por esta vez y procura dormir, seguro te hará un escándalo en ese momento pero te lo agradecerá después.

Cambia la hora de tu celular

Otro consejo a realizar dentro del avión es poner tu reloj o celular con la misma hora que el país de destino.

Puedes averiguar la hora por Internet o también lo puedes encontrar en la pantalla ubicada frente a tu asiento.

Así no lo percibas como un cambio significativo en ese momento, de esa forma tu cerebro se va a ir adecuando de forma subconsciente al nuevo horario que debe seguir tu reloj biológico cada vez que veas la hora.

Respeta los horarios

Cuando llegues a tu destino sigue el horario de ese lugar, tanto para comidas como dormir. Si llegas durante el día has todo lo posible por mantenerte despierto.

Empieza por darte una ducha porque seguramente haz estado viajando por muchas horas y tu cuerpo no solo necesita agua para superar el jet lag sino que hay ciertos olores que ya se deben estar empezando a notar.

Una buena lavada de cara tampoco hace daño si comienzas a sucumbir ante el sueño. Si los pasos anteriores no funcionan sal a caminar un poco, no tienes ninguna prisa así que avanza a un ritmo que puedas llevar sin sobre-exigirte, entiendo tu cansancio.

En caso aterrices en la noche, acuéstate a la hora que usualmente haces cuando estás en tu casa.

Pastillas para el jet lag

Si se te hace muy difícil a pesar de lo que he explicado, puedes tomarte una pastilla de melatonina para que concilies el sueño pero hazlo solo por ese día para que no cuerpo no se condicione a las pastillas.

También pon varias alarmas en tu celular para que te despiertes a la misma hora que estás acostumbrado en tu país de origen, la idea de esto es que tu cerebro “olvide” que está con un huso horario distinto, al inicio será difícil pero luego tu cuerpo se acostumbrará al nuevo horario.

Viajar sin jet lag: Mi experiencia

Además de los consejos que les acabo de dar, suelo pedir vino junto con la cena o almuerzo del avión.

Luego de haber terminado la comida y se hayan llevado la bandeja, me pongo mi antifaz, tapones de oído, acomodo la almohada, reclino mi sitio y tengo una manta a la mano por si me da sueño mientras duermo.

Parece mentira pero ese ritual me funciona para conciliar el sueño. No estoy diciendo que lo sigan pero si los invito a que se animen a probar ideas que les pueden funcionar. Claro que si son menores de edad no podrán seguir mi truco al pie de la letra.

Hay quienes dicen que el alcohol termina incrementando los efectos del jet lag pero un poco de vino no me ha hecho daño, al contrario, me ha ayudado a adecuarme al horario del avión.

Para los que toman algo en el aeropuerto antes de viajes y luego siguen ingiriendo alcohol en el avión serán propensos a que terminen deshidratados no solo por lo que bebieron sino también por el efecto combinado del aire seco del avión ¿has notado que mientras más largo el vuelo te ofrecen agua en más oportunidades?

¿Cómo recuperarse del jet lag?

En caso que, a pesar de todos tus esfuerzos, termines sufriendo jet lag te va a durar cuando menos un par de días y la forma de recuperarse es más sencilla de lo que te puedes imaginar.

Hidratación

Para empezar mantente hidratado durante todo el día, el agua ayuda a tu cuerpo a funcionar correctamente y eliminar impurezas de forma natural.

Lo correcto es tomar 2 litros de agua al día pero si tu estómago está muy resentido trata de tomar lo más que puedas sin llegar a padecer dolores estomacales o nauseas.

Alimentación

Lo siguiente es alimentarte sanamente, es comprensible que quieras probar todas las delicias que hay en el país de destino pero tómalo con calma.

Tu estómago todavía no está habituado al nuevo horario así que dale la comida en el nuevo horario pero sin que sean preparaciones muy grasosas o copiosas que harán trabajar en exceso a tu estómago, esto al menos los primeros días.

Realiza actividades sencillas

Aprovecha toda la luz de día que tengas para estar fuera de tu alojamiento y hacer alguna actividad para que uses todas tus energías durante el día y termines cayendo rendido a tu cama cuando sea hora de dormir.

Para ello evita tomar café o bebidas energizantes que solo crearán un desequilibrio en tu cuerpo. Si te mantienes activo durante todo el día harás que el cansancio sea mayor que el jet lag.

No te irás de trekking cuando tienes jet lag pero salir a caminar por la ciudad o realizar un city tour no deberían agobiarte.

El secreto está en distraer tu cuerpo y mente para que puedas dormir plácidamente durante la noche.

Evita manejar

Por tu seguridad y la de otros, procura no manejar los primeros días porque tu cerebro no responderá con la misma rapidez de siempre, no quieres arruinar tu viaje de vacaciones o de negocios solo por querer estar al volante.

Palabras finales

Lo mejor que puedes hacer cuando planificas un viaje por el que pasarás por distintas zonas horarias es considerar un día para que te adaptes al nuevo horario.

Dicho de otra manera, es mejor tener un día donde no rindes a tu 100% a que te pases una semana completa bostezando al mediodía y trasnochándote.

Recuerda que cuando regreses a tu país también podrías ser víctima del jet lag así que debes  realizas los mismos pasos que seguiste para ti viaje al extranjero.

No quieres ser un zombie andante en tu oficina ¿o sí?