Saltar al contenido

Cómo preparar un Año Sabático y Recomendaciones que debes tener en cuenta para el 2022

La vida es una suma de cambios pero cuando menos lo esperamos terminamos cayendo en la ruta, lo peor es que muchas veces no nos damos cuenta.

año sabatico que es

El caso más grave – en mi opinión – es la típica historia de “estudiar, trabajar y jubilarse”.

Un año sabático viene a romper esa rutina, razón por la que es implementada por jóvenes, profesionales y adultos en general.

Hasta ahí todo bien pero…

¿Qué es un año sabático?

Un año sabático (en inglés, gap year) viene a ser un periodo de tiempo que utilizamos para realizar tareas y/o actividades distintas a las que hacemos habitualmente en nuestro día a día.

Su nombre tiene origen del hebrero “sabbat” (שַׁבָּת), el cual hace referencia al día de la semana dedicado al descanso.

Vale la pena aclarar que “año” es un tiempo referencial ya que este periodo sabático puede durar meses, un semestre, un año o tanto tiempo como estimes necesario.

Razones por las que tomar un año sabático

Lo primero que debes saber es que no hay una edad o situación específica que te haga decidir tomar un año sabático, cuándo hacerlo, su duración, destino ni lo que harás en ese tiempo.

A falta de una fórmula mágica recurro a mi experiencia personal y las de otras personas que he conocido durante mi año sabático para detallar 5 situaciones en las que conviene tomar un año sabático:

Te encuentras en un punto en el que no sabes qué hacer con tu vida

Algo bastante usual cuando terminamos la escuela y tenemos la presión de decidir qué carrera estudiar en la universidad aunque no es el único caso.

Por ejemplo, cuando nos despiden de un trabajo en el que llevamos varios años y ya pensábamos que nos jubilaríamos en ese lugar.

Lo mismo cuando tu trabajo actual se ha vuelto monótono o poco alentador.

Sientes que quieres conocer el mundo antes de asumir nuevas responsabilidades

Empezar un nuevo negocio, una carrera universitaria, un posgrado o incluso casarse son hitos importantes de nuestras vidas que van de la mano con nuevas responsabilidad.

Más importante aún, consumirán mucho de nuestro tiempo durante los años siguientes.

Si a esto les sumas tus ganas de conocer nuevos países, culturas y personas… el tiempo realmente se te hace corto.

Buscas aprender un idioma extranjero de manera presencial

Ya habíamos hablado en un artículo anterior cómo viajar por el mundo sin saber inglés pero también cabe la posibilidad de querer aprender dicho idioma u otro como el alemán, francés, italiano, etc.

Para esas situaciones ¿Qué mejor forma de aprender Alemán que en Frankfurt o Francés en París?

Justamente un año sabático te permite estar justamente en los lugares donde se habla determinado idioma de forma nativa.

Aunque dependerá de ti la forma en la que decidas aprender el idioma (cursos, dialogando con personas, de forma autodidacta, etc.).

Quieres iniciar un proyecto personal

Seguramente tienes una idea o un proyecto en mente pero sientes que el tiempo no te alcanza.

Al tomar un año sabático tienes tiempo para desarrollar tu idea, armar tu proyecto, implementarlo y ver sus frutos.

No te puedo garantizar que te vaya bien (o mal) pero tendrás la satisfacción de que has hecho algo por ti mismo y se te hará más fácil emprender otro proyecto en el futuro porque ya tienes la experiencia del primero.

No tiene por qué ser algo costoso, puede ser que solo requiera de tu tiempo sin necesidad de capital como es el caso de escribir un libro.

Necesitas inspiración o nuevas ideas

Tal como decía Einstein: Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.

Cuando haces cosas diferentes o cambias de entorno haces que tu cerebro busque adaptarse al cambio.

Mientras más lo fuerces a trabajas tendrás nuevas ideas corriendo por tu cabeza como gacelas.

Mucho ojo, tampoco hay que creer que al primer día tendrás una lluvia de ideas – sería genial – lo normal es que vayan apareciendo a lo largo del tiempo.

Las mejores ideas llegan cuando menos lo esperas.

Pasos para prepararse para un año sabático

Aunque decir “me voy” o “renuncio” de un momento para otro suena tentador, hay 5 pasos que te recomiendo seguir para tener éxito en tu año sabático.

Paso 1: Define lo que esperas lograr al término del periodo sabático

Lo primero y más importante es dedicar un tiempo a definir realmente para qué tomarás un año sabático y si es realmente necesario o bastan con unas simples vacaciones.

Para tal fin puedes inspirarte en los 5 motivos explicados en la sección anterior pero no te quedes solo en ese punto sino que da un paso más.

Plantéate objetivos concretos como cantidad de países a recorrer, qué tan bueno quieres que sea tu dominio de un idioma, haz un cronograma base de tu proyecto personal, etc.

Paso 2: Busca el lugar o lugares donde realizarás el año sabático

Esto guarda relación directa con el primer paso ya que al tener en claro qué es lo que vas a hacer, el lugar se escoge casi al instante.

Aunque en el caso específico que lo tuyo sea recorrer el mundo tanto como puedas, mi recomendación es empezar por revisar estos 10 destinos baratos para viajar por Europa.

Paso 3: Ten en cuenta con qué dinero te mantendrás durante ese tiempo

Recuerda que durante un año sabático no tendrás un trabajo fijo que pague tus gastos, incluso si viajas como mochilero habrán gastos que no podrás evitar como los traslados, gastos médicos, alimentación, etc.

Si al momento de empezar el año sabático no tienes ahorrado suficiente dinero para todo el tiempo que estarás sin trabajar existen algunas alternativas que puedes explorar.

La primera de ellas es tener una fuente de ingresos pasivos que costee todo o parte de tus gastos como puede ser un blog, un canal de YouTube, un tienda virtual, etc.

Otra opción es hacer un voluntariado internacional que se encarga de tu alimentación y comidas a cambio de ciertas horas de trabajo por semana.

Paso 4: Revisa los requisitos legales de tu tiempo sabático

Hay un mito que dice que un año sabático se realiza entre los 18 y 21 años pero eso no puede ser más ajeno a la realidad

Un año sabático puede ser realizado a cualquier edad, incluso si tienes 40 o 50 años.

En cualquier caso debes revisar la parte legal que aplique a tu situación particular.

Por ejemplo, hay países donde la mayoría de edad se otorga a los 21 años, si eres más joven y viajas a uno de esos países podrías tener problemas para alquilar un alojamiento o comprar tickets de transporte entre ciudades.

Por otro lado, si ya te encuentras trabajando y no piensas dejar tu trabajo así como así tienes que revisar lo que dice la legislación en tu país.

Algunos países son más flexibles que otros en ese tema aunque en algunos casos puede que tengas que tramitar una “licencia sin goce de haber” o similar.

Paso 5: Disfruta cada momento y experiencia nueva

Dejando de lado tu trabajo, familia y obligaciones es momento de empezar el año sabático y concentrarse en el cumplimiento de los objetivos que te has planteado.

No queda más que armar las maletas, la billetera y salir a la aventura.

De todo corazón espero que tengas una experiencia única y logres lo que te propongas.

Resumen