Viajar tercera edad

Viajar durante la tercera edad

A lo largo de nuestra vida nos damos cuenta que siempre estamos ocupados haciendo algo. Cuando somos niños tenemos que ir al colegio, luego a la universidad para continuar nuestros estudios y podemos obtener un trabajo.

Salvo por aquellas personas que se toman un año sabático, podría decirse que gran parte de nuestra vida estamos ocupados atendiendo nuestras obligaciones – dejando de lado nuestros sueños – hasta el momento en el que nos jubilamos.

Una vez que nos jubilamos y llegamos a la tercera edad sentimos un vacío existencial. Por primera vez en nuestras vidas tenemos tiempo de sobra pero ¿en qué utilizarlo?

Como te podrás imaginar por el título de este artículo, uno de los usos que puedes darle a tu tiempo libre es viajar, continúa leyendo para saber más.

Por qué viajar en la tercera edad

Si aún no estás convencido de que los adultos mayores deban viajar, espero que estas razones te ayuden a cambiar tu forma de pensar.

Cada minuto cuenta

Es imposible saber cuándo será nuestro último día.

Un día podemos estar muy bien de salud y en excelente estado físico y dejar de existir al día siguiente.

Es por eso que, mientras más avanzada nuestra edad, debemos de preocuparnos por cumplir con nuestros sueños e ilusiones.

No debes preocuparte por tus hijos

Cuando eras joven no viajabas porque tú y tu pareja no tenían a nadie para dejar en cargo de los hijos pero ahora eso no es más que una excusa.

Para este momento tus hijos ya serán adulto. Incluso es posible que ya tengas nietos.

El dinero no es problema

Se dice que cuando una es joven tiene energías pero no dinero y que mientras vamos ganando dinero vamos perdiendo nuestra energía vital.

Pues uno nunca es demasiado viejo para viajar, además, una vez que te jubiles debes tener suficiente dinero para tener al menos un viaje inolvidable.

Afecta a tu salud física y mental

Tal como te lo imaginas, viajar siendo adulto mayor puede traer beneficios en tu salud pero sobre eso hablaré en la siguiente sección.

Beneficios de viajar en la tercera edad

Como iba diciendo, viajar durante la tercera edad tiene una serie de beneficios, entre los que vale la pena destacar:

  • Aumento de paciencia: No puedes conocer todos los lugares al mismo tiempo y debes aprender a ser paciente para recorrer todos los nuevos lugares a los que tienes pensado viajar.
  • Mejor carácter: Cuando viajas liberas endorfinas, lo que ayuda a que te sientas más alegre y con mejor humor.
  • Mayor atención: Durante un viaje tienes que prestar atención al idioma que hablan en el lugar, cómo utilizar los medios de transporte, entre otros detalles.
  • Salud física: Quizás no te sientas con energías para escalar una montaña o realizar algún otro trekking pero las caminatas dosificadas – como las que realizas en una ciudad – ayudan a mejorar tu sistema cardiovascular.
  • Abre la mente: Cada día que estás de viaje te ofrece la oportunidad de aprender algo nuevo.

Tipos de viajes para personas mayores

Al igual que cuando somos jóvenes, cada persona tiene sus propios gustos en lo que respecta a viajar

Una vez que llegamos a la tercera edad se podría decir que en 3 grandes tipos de viajes en los que se pueden agrupar estos gustos de viajes.

Cruceros

Cada persona envejece de forma distinta y busca experiencias distintas. En el caso de los cruceros es una buena oportunidad para darse un merecido descanso al mismo tiempo que te rodeas de lujos.

Durante un viaje en crucero tendrás acceso a todo tipo de juegos, actividades y restaurante sin tener que pagar un costo adicional (usualmente).

Hoteles “All Inclusive”

De forma similar a los cruceros, un hotel “todo incluido” son un tipo de alojamiento de primer nivel donde no tienes que pagar por – la mayoría – de servicios y atenciones del hotel y solo tienes que preocuparte por descansar.

Por lo general se ubican en balnearios como Cancún o son resorts en lugares montañosos.

Viajar por libre

Finalmente, tenemos a aquellas personas de la tercera edad con espíritu de mochilero.

Se trata de aquellas personas que les gusta planear su viaje por su cuenta sin intervención de una agencia de viaje – aunque puede contratar ocasionalmente algunas visitas guiadas.

En este tipo de viaje lo que importa más es la interacción con nuevas personas, conocer nuevos lugares y vivir nuevas experiencias.